En tiempos complejos, toquemos tierra, no fondo

Aprendiendo sobre árboles nativos en una jornada de restauración.

La crisis mundial que ha generado el Covid-19 ha puesto en el centro de la discusión cómo vamos a seguir y cuáles serán nuestras nuevas prioridades, porque entre tanta incertidumbre, una de las pocas certezas que tenemos es que las cosas no van ni pueden ser igual que antes. 

El estado de vulnerabilidad en el que nos ha puesto este nuevo virus, tiene muchas similitudes con la crisis ambiental que se vive en paralelo y que es igual de urgente. Por ejemplo, las comunidades más empobrecidas son las que más sufren los efectos de las crisis, se necesita cambiar del individualismo imperante hacia una visión más comunitaria y empática, las acciones irresponsables de unos pocos pueden tener serias repercusiones en muchos otros, por nombrar algunas. Creemos que para solucionar lo anterior, o al menos para minimizar sus efectos, se requiere acción colectiva, consciente y completamente desapegada del egoísmo entre seres humanos y con la naturaleza de la que somos parte.

Tiempo para conocernos y agradecer.

Considerando lo anterior, nos alegra ver en muchas partes que superada la crisis del Covid-19 una de las primeras cosas que muchos esperan hacer es volver a la naturaleza, caminar por el bosque, caminar por la playa, subir un cerro o simplemente sentir el aire correr. En El Árbol creemos que si bien todas las experiencias en la naturaleza son importantes, no todas terminan siendo significativas, sabemos que lo que nos va a hacer cambiar de paradigma, no es una carrera por plantar mil árboles en un día por ejemplo, sino los momentos valiosos que vivimos con las manos metidas en la tierra, cuando nos tomamos tiempo para aprender en la naturaleza, los momentos sencillos como un almuerzo bien conversado o incluso empujar una micro que quedó pegada en el barro – estos son momentos valiosos, que nos unen y nos hacen ver las cosas de otro modo. 

Superando en equipo los problemas que, literalmente, aparecen en el camino.

 

Iniciativa “Toquemos tierra, no fondo”

En este contexto de cambio, hemos creado una nueva iniciativa que busca que independiente del lugar donde estemos, metamos las manos a la tierra y aprendamos a hacer cosas nuevas, en una acción que va a cambiar nuestra forma de relacionarnos con la naturaleza.

Toquemos tierra, no fondo, contiene una serie de ocho módulos de aprendizaje dentro de un Espiral de Conocimiento, que incluyen actividades para realizar en el hogar, y en cuanto podamos salir, actividades al aire libre. Los temas contemplados son Cultivo de Plantas, Compostaje y Ecosistema Nativo.
En cada tema, abordaremos los siguientes módulos:

  • Huertas para la vida.
  • Huertas multiespacio.
  • Huerta medicina.
  • Tinturas madre.
  • Compóstate bien.
  • Propagación de flora nativa para la regeneración.
  • Restauración ecológica y comunitaria.
  • Reconociendo y aprendiendo de la biodiversidad nativa.

El material y las actividades de cada módulo se van a publicar periódicamente ¿contamos contigo para meter las manos a la tierra?

Comparte: