Toquemos tierra, no fondo: herramientas para vivir en conexión con la naturaleza

Al inicio del año 2020, la equipa de Fundación El Árbol se reunió para desarrollar una serie de talleres que tuvieran por objetivo entregar a la comunidad herramientas para empezar a vivir de forma más autónoma en conexión con la naturaleza, y así enfrentar los desafíos, a nivel personal y colectivo, que presenta el vivir en un medio ambiente saturado por los patrones productivos y de consumo insostenibles que nuestra especie ha adoptado en los tiempos modernos. Así, con estos talleres, aportaríamos a que las personas adopten conductas para tocar tierra, y no fondo, la cual se convertiría en la consigna definitiva. Así nace la iniciativa #ToquemosTierraNoFondo.

Con la aparición de la pandemia y las condiciones de cuarentena que surgieron durante el mes de marzo, fue necesario adaptar esta iniciativa a las nuevas condiciones de comunicación. De esta forma, #ToquemosTierraNoFondo se convirtió en una serie de contenidos reflexivos y prácticos difundidos por redes sociales, particularmente en Instagram, para acompañar a nuestros seguidores durante los tiempos difíciles. La frase “No Fondo” cobró un sentido mucho más profundo, pues los contenidos compartidos, buscan además, servir como un escape de las preocupaciones que nos aquejan a todos, y entregar tips útiles para realizar actividades de conexión con la naturaleza dentro de nuestros hogares.

Huertas para la vida

Para dar inicio al espiral de conocimiento que guía #ToquemosTierraNoFondo partimos con una de las actividades vitales más importantes: La obtención de alimentos. A través de la huerta volvemos a conectarnos con nuestras necesidades más primordiales, con el ciclo de la energía a través del alimento y desarrollamos gratitud por lo que nos alimenta. Dejamos de depender tanto de grandes empresas y del sistema urbano, que, como hemos visto en este tiempo, puede colapsar fácilmente ante las crisis.

Al meter nuestras manos a la tierra, sembrar una semilla y verla crecer, nos hacemos cómplices del desarrollo de una vida, que nos proveerá de alimento y nutrición. Nos conecta y conscientiza sobre el origen de las cosas y de cómo la energía se mueve en forma cíclica en la naturaleza. Seamos conscientes de nuestro rol en este ciclo. 

La huerta nos entrega autonomía y conexión con los ciclos de la tierra, pero, ¿Qué siembro? Revisemos algunas especies de hortalizas que se pueden sembrar y cultivar durante todo el año:

 

Para esta sección de nuestra espiral del conocimiento Toquemos Tierra No Fondo, desarrollamos una guía para acompañarte durante todo el proceso de creación de tu huerta en casa. En ella podrás encontrar información sobre dónde, cómo y qué cultivar. Temporadas, afinidad entre plantas y el efecto de la luna. El acceso a esta guía es por un aporte voluntario. Te invitamos a aventurarte en sus páginas!

Si no tienes semillas para iniciar tus almácigos, puedes cultivar algunas de las partes que quedan una vez que usaste los vegetales. Revisa la siguiente cápsula para aprender cómo y con qué plantas puedes hacerlo. Anímate a intentar y a cultivar tus propios alimentos!  

Huertas Multiespacio

Las plantas crecen hacia los lados, hacia arriba, en distintas direcciones. Para cultivar plantas, no es necesario tener una gran superficie horizontal. No hay impedimentos para Tocar tierra, independiente del espacio que habitemos. Con creatividad podemos aprovechar nuestros espacios para tener un jardín o huerta y adaptarnos a nuestra realidad citadina. 

Una de las mejores alternativas para adaptarnos a espacios reducidos, es aprovechar la verticalidad y eficiencia que nos entregan las paredes. Podemos construir un huerto o jardín vertical reutilizando materiales de desecho para luego colgarlos en nuestra pared, utilizando áreas de nuestra casa que antes eran inútiles. Solo debes asegurarte que tenga buena iluminación para que las plantas puedan obtener la luz que necesitan para crecer sanas y fuertes.

Tod@s podemos construir un jardín vertical de autoriego cíclico con materiales reutilizados. Con él, usamos eficientemente el agua y evitamos la pérdida de los nutrientes. En la siguiente cápsula te mostramos una experiencia en conjunto con alumnos y alumnas del colegio Almondale, donde construimos un jardín de este tipo. ¡Te invitamos a construir el tuyo!

El riego en este tipo de huerto sigue los patrones de la naturaleza, en donde el agua se mueve cíclicamente. Podemos adaptar este principio en nuestro jardín vertical aprovechando la gravedad y usar eficientemente el agua y, además, reciclar los nutrientes de la tierra que se arrastran con el riego. Te dejamos la siguiente cápsula para que veas como funciona. 

 

Huerta Medicinal

No olvidemos que los medicamentos también están basados en fórmulas de la naturaleza. Para cultivar una buena salud, podemos ir al origen de donde nace esa medicina: las plantas. Podemos incluir plantas medicinales a nuestros huertos en casa, maceteros, jardines, etc., y aprovechar los beneficios que ellas entregan.

En esta cápsula, podrás conocer las propiedades de algunas de las plantas que podemos encontrar en nuestro territorio, tanto nativas como introducidas, pero todas bondadosas por igual. Pongamos atención a nuestro entorno y descubramos que estamos rodeados de medicina, disponible para que, de forma amorosa y responsable, hagamos uso de ella. Podemos salir a recolectar y armar nuestro propio botiquín natural.

Así, las plantas nos entregan alimento, nutrición y medicina. Vivir acompañadas de ellas nos puede brindar una vida más sana, previniendo enfermedades y la necesidad de medicamentos industriales. Ellas nos acompañan durante nuestros procesos. Nos ayudan a pasar los fríos inviernos, a aliviar dolores estomacales, mejorar nuestra piel, y un sinfín de cosas más.

Los aceites esenciales, compuestos presentes en muchas plantas medicinales, no solo nos ayudan por sus propiedades, sino que también, al colocarlas en la huerta junto a otras hortalizas, al emitir fuertes aromas, ayudan a evitar plagas e insectos perjudiciales y atraer polinizadores como mariposas y picaflores. 

Ya sea si tenemos plantas medicinales en nuestra huerta o salimos a recolectarlas a nuestro territorio, algunas veces no podremos obtener las plantas que necesitamos, ya sea por que no es su estación o porque no podemos salir en caso de no tenerlas en nuestro patio. Para estos casos, existen técnicas de conservación que nos permitirán tener acceso a plantas durante todo el año y de fácil acceso, guardándolas en nuestra despensa personal. Una de estas técnicas, y la más usada, es el secado. En la siguiente cápsula te mostramos cómo secar correctamente tus plantas medicinales para conservarlas durante mucho tiempo.

El conocimiento sobre plantas medicinales es muy amplio. Recuerda investigar de la planta que quieras usar en libros fidedignos y consultando a personas con experiencia. Así podrás conocer mejor sus propiedades, contra indicaciones, otras precauciones y las diferentes formas posibles para aprovechar sus bondades; infusiones, cocimientos, vahos, cataplasmas, tinturas, aceites, etc. ¡Te invitamos a indagar más en el mundo de la medicina natural!

 

Si necesitas más información o te interesa tomar algún taller con nosotras, escríbenos en nuestras redes sociales o a contacto@fundacionelarbol.cl

 

Comparte: